El verdadero hombre inteligente es el que aparenta ser tonto, delante de un tonto que aparenta ser inteligente

Se cuenta que en una ciudad del interior, un grupo de personas se divertían con el “Tonto” del pueblo, un pobre infeliz de poca inteligencia, que vivía haciendo pequeños mandados y recibiendo limosnas. Diariamente, algunos hombres llamaban al “Tonto” al bar donde se reunían y le ofrecían escoger entre dos monedas: una de tamaño grande de …

Lee más