¿Te gusta reventar globitos de los envoltorios?

Se de algunos casos (clínicos) de personas incapaces de estar frente a un envoltorio de plástico con globitos sin poner sus manos encima de las inocentes burbujas, reventándolas hasta que ninguna queda viva.

Para esos maniáticos, se ha creado un regalo que los hará pasar horas y horas disfrutando de un placer sin sentido, pero que inexplicablemente los lleva al éxtasis.

Algunos afirman que es una enfermedad, otros dicen que es una maldición y no faltan los que dicen que es una pasión. Reventar los globitos de los envoltorios es, para muchos, lo mejor que le ha entregado el plástico a la humanidad.

Hay grupos en Facebook en donde los adictos se reúnen a comentar los pormenores de una actividad cercana a lo insano o a compartir datos de dealers que distribuyen grandes cantidades del material. Y no sólo en Latino américa, sino en todo el mundo.

Tócame (así se llama) será tu nuevo mejor amigo, que se ganará tu corazón sin ojos, ni boca ni órganos reproductivos. Sólo con sus ocho botones, que reproducen fidedignamente las sensaciones que producen las explosiones de burbujas plásticas en tu oído. Y si presionas cien veces, un sonido al azar demostrará cuán ocioso puedes llegar a ser.

Es necesario advertirte que este aparatito causa adicción. De hecho, si quieres deshacerte de algún familiar desagradable por un buen tiempo, basta que le regales a Tócame, la solución para tus problemas de estrés.

Este excelente y adictivo invento que se conoce en Japón como Puchi Puchi, viene en color rosa, celeste o blanco y se vende por solamente U$S 14,50 en Firebox.

Comparte este tema:
Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *