Dispositivos anti-violación sexual

Uno de los primeros dispositivos modernos ideados para ayudar a las mujeres a evitar o repeler una violación sexual fue concebido a finales del año 2000 por el sudafricano Jaap Haumann. Era semejante a un tampón, pues la idea era que se pudiera introducir fácilmente en la vagina. Consistía en un cilíndrico provisto de un núcleo de plástico con una cuchilla en tensión dispuesta en su interior, la cual saltaría en cuanto la punta del pene presionara sobre el dispositivo. El fin era practicarle una pequeña penectomía al violador; esto es, cortarle una parte del pene.

A pesar de su elegante diseño, nunca se llego a fabricar, pues el FemDefence no era mas que un producto conceptual creado por la sueca Anita Ingmarsdotter en “un intento de contribuir al debate de la violencia sexual contra la mujer, usando la estética del Diseño y la semiótica del Marketing”.

El único invento de este tipo que ha llegado a comercializarse es el Rape-axe, ideado por la sudafricana Sonnet Ehlers.

Se trata de un condón de látex que, al igual que el preservativo femenino, se inserta en el interior de la vagina. En el caso de que su portadora sufriera una violación con penetración, el Rape-axe se agarraría al pene del atacante mediante unos ganchos que lleva distribuidos en sus paredes interiores (parecidos a los dientes de un tiburón).

Este condón, ademas de producirle un intenso dolor al violador, le obligaría a pasar por una operación de cirugía menor para liberarse del mismo. Esta disponible en tres tamaños diferentes.

¿Ingeniosos verdad? pues son una realidad, existen y se comercializan así que no deja de ser una buena opción.

Comparte este tema:
Facebooktwittergoogle_plusmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *