Combustión humana espontanea

Una de las anomalías que mayor entusiasmo provocan en los devotos de lo paranormal es la llamada Combustión Humana Espontánea (frecuentemente citada por sus siglas en ingles: SHC, Spontaneous Human Combustion). Implica que un cuerpo humano, por lo usual vivo, comienza a arder de un modo súbito, sin una fuente de ignición externa conocida; al parecer, el fuego es producido por calor generado internamente, a través de algún mecanismo oscuro e indeterminado (existen varias teorías al respecto, todas igualmente insatisfactorias). Desde el siglo XVII hasta la actualidad se han documentado varias decenas de casos de este insólito evento.

En su versión más divulgada, el fenómeno nos es presentado de la siguiente manera: de forma inesperada, la víctima estalla en llamas; el fuego aparece bruscamente y sin causa discernible, es muy intenso y extremadamente localizado; en un lapso de tiempo muy corto, de minutos o aún de segundos, el cuerpo queda casi completamente destruido y reducido a un pequeño montón de cenizas grisáceas. La víctima no tiene la más mínima posibilidad de pedir ayuda o de realizar maniobras salvadoras. Por contraste, los objetos ubicados en su proximidad quedan relativamente intactos, incluyendo algunos tan extremadamente combustibles como una pila de periódicos o una caja de cerillas; en numerosas ocasiones, las ropas de la víctima resultan relativamente poco dañadas.

Como detalle macabro adicional, algunos segmentos del cuerpo resultan casi intocados por las llamas, generalmente las piernas y los pies, en ocasiones los brazos. Cuando no es destruido, el cráneo queda encogido hasta un tamaño inverosímil. Una capa de hollín grasiento suele quedar depositada en las paredes y en el techo de la habitación.

Por lo visto, nos encontramos ante un fenómeno inexplicable desde el punto de vista de la llamada “ciencia oficial”. ¿O quizás no? Pero, antes de sacar conclusiones, tengamos en cuenta dos puntos de cierta importancia:

1.- La descripción que he dado del fenómeno es más o menos “standard” entre los divulgadores de lo paranormal; sigue los hechos a grandes rasgos, pero se caracteriza por un par de curiosas omisiones, y contiene asimismo algunas falsedades bastante gruesas.

2.- La víctima siempre está sola, y en consecuencia no hay testigos. De hecho, no existe ningún caso verificado en que alguien haya observado una de esas supuestas “combustiones humanas espontáneas”. ¿Ni un testigo? Pues sí, ningún testigo, en toda la ya larga historia del fenómeno.

Algunas muertes por presunta combustión humana espontánea:

  • Robert Francis Bailey
  • Dr. John Irving Bentley
  • Alan J. Hinkle
  • George I. Mott
  • Mary Hardy Reeser (alias La Mujer Ceniza)
  • Jeannie Saffin
  • Henry Thomas

El efecto Mecha

El efecto Mecha a sido utilizado para explicar los fenómenos de combustión espontánea, pero este experimento realizado por expertos en el tema deja claro que a ciencia cierta la combustion humana espontanea no existe.

Comparte este tema:
Facebooktwittergoogle_plusmail

4 comentarios sobre “Combustión humana espontanea

  • el 2 agosto, 2010 a las 9:37 am
    Permalink

    @Micke:
    mucho calor y te sale humo de los poros

    ResponderResponder
  • el 16 octubre, 2009 a las 8:53 pm
    Permalink

    @alexandra: Como su nombre lo indica, este fenómeno es espontaneo y no se sabe por que y que causas lo provocan. Simplemente sucedió en individuos como tu y yo sin motivo alguno demostrado.

    ResponderResponder
  • el 16 octubre, 2009 a las 6:57 pm
    Permalink

    cuales son los principales sintomas de la combulstion humana espontanea? osea cuando incia la combustion humana espontanea

    ResponderResponder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *