Candirú, el pequeño pez vampiro

El Candirú es también conocido como candiro azúl, “canero” o “pez vampiro”. Es un pez de agua dulce perteneciente a la familia de los bagres, que habita en el Amazonas. Es especialmente famoso y temido por su agresividad en alojarse en los orificios genitales o excretores de sus presas para alimentarse de su sangre. Puede llegar a alcanzar los 15 centímetros y es alargado y transparente, por lo que es prácticamente indetectable debajo del agua.

Candiru, el pez vampiro

Si orinas en el río, hay muchas probabilidades de que el Candirú suba por el chorro de orina y se introduzca dentro del pene sin ningún tipo de contemplación. Algunos indígenas lo llaman “pez del pito” (con mucha razón) y está provisto de una pequeña boca casi tan voraz como la de una piraña. Su cuerpo casi trasparente dentro del agua y su velocidad nadando, lo hace casi indetectable. Este “animalito” tiene mucha atracción por los compuestos de la orina, tanto humana como animal.

Normalmente el candirú se alimenta de la sangre de otros peces. Los ataca entrando por las agallas y una vez alli, se fija con sus ganchos, para luego producir una herida con sus poderosas mandíbulas y succionar la sangre de la víctima parasitando desde el mismo interior del cuerpo que lo “hospeda”.

La pregunta que muchos se harán: ¿Qué pasaría si este animalillo se introduce en el pene?. Pues… se sabe que sólo puede ser extraído mediante una operación quirúrgica bastante dificultosa 🙁

Candiru, el pez vampiro

 

Comparte este tema:
Facebooktwittergoogle_plusmail

2 comentarios sobre “Candirú, el pequeño pez vampiro

  • el 4 junio, 2012 a las 11:28 am
    Permalink

    @Filiajue: Si es cierto que solo hay dudosos casos al respecto pero como bien dice el tema, que pasaría si existiese la probabilidad de que pasara? La verdad no quisiera que alguien sufra por eso.

    Me agrada mucho la frase que mencionas al final de tu comentario, que la naturaleza es mas noble que la ciencia, lamentablemente la ciencia es la que en algún momento no grato te puede salvar la vida.

    ResponderResponder
  • el 4 junio, 2012 a las 8:54 am
    Permalink

    Desde siempre ha sido así: igual que nosotros, los humanos, comemos de todo (cualquier animal, planta, hongo, etc.) los demás seres vivos también se alimentan para poder seguir viviendo. Hablando sólo de animales, los hay que sólo comen plantas, otros son carnívoros, otros son omnívoros como nosotros … Y, entre los que comen, carne, los hay que prefieren cazar animales vivos mientras que otros están especializados en reciclar animales muertos: son los carroñeros. Estos animales junto a los hongos, etc. tienen una importante función en cerrar los ciclos de las cadenas alimentarias o tróficas. Vamos, que sin ellos, el mundo estaría lleno de cadáveres …

    Por lo que leo en http://en.wikipedia.org/wiki/Candiru hay mucho mito al respecto. Al parecer no hay ni un solo caso demostrado de que el candirú se haya introducido en los orificios de una persona viva en los tiempos actuales, y mucho menos haberla devorado por dentro. Sólo hay un potencial caso, dudoso, de hace bastantes años.

    Yo oí hablar de este pez hace muchos años, así que cuando hace años estuve una buena temporada en la Amazonia me suena que me solía bañar con un bañador de nadador, como me habían recomendado, pues va pegado al cuerpo (las bermudas dejan mucho más hueco por las ingles). Yo me bañé varias veces en un río de esa vasta cuenca fluvial, sin problema alguno. Pescábamos y comíamos pirañas y grandes peces más sabrosos y menos espinosos. Ví aves, caimanes, serpientes, capibaras, tortugas grandes … Por suerte nos tienen mucho miedo y huyen de nosotros …

    Así que tranquilos.

    Bueno, a mí me han de incinerar por lo que creo que me libraré de los gusanos, aunque una vez muerto, ¿por qué no donar tu cuerpo a la naturaleza? Es mucho más noble que la ciencia, opio del pueblo actual, sustituto de inquisitivas iglesias, dominado por pérfidos intereses de multinacionales y poderosos corruptos e inhumanos … Como mis cenizas las han de dejar en la montaña, pues espero que sirva para los seres que allá viven …

    ¡Salud! ¡Sin miedo y con conocimiento se vive mejor!

    ResponderResponder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *